Rotación del inventario

Por Joannes Vermorel, marzo de 2020

En contabilidad, la rotación del inventario (también rotación de stock o existencias) es la cantidad de veces que el inventario se vende o se consume en un determinado período de tiempo, generalmente un año. La rotación del inventario generalmente se mide en el nivel de SKU (unidad de mantenimiento de stock) o se promedia en un nivel más agregado. Numéricamente, la rotación del inventario a menudo se define como el ratio entre el costo de los bienes vendidos y el nivel de stock promedio, también medido en costo de bienes. Esta medida está pensada como variable sustituta del rendimiento global de la cadena de suministro, especialmente desde una perspectiva de capital circulante. La rotación del inventario es una métrica ampliamente utilizada, en particular en los sectores de productos FMCG (productos de consumo de alta rotación).

Financiación de inversiones en producción, impuestos, ingresos y costos.



Resumen de los ratios de rotación del inventario

Si todos los factores considerados fueran iguales, una empresa que logra comprar una unidad de producto a $1, venderla a $2 y repetir este ciclo 20 veces por año, generará el doble de ganancias brutas que un competidor que realice el mismo ciclo solo 10 veces por año. Y, sin embargo, ambas empresas tienen casi los mismos requisitos de capital circulante en lo que a inventario se refiere. Por lo tanto, si bien las rotaciones de inventario no equivalen a los niveles de rentabilidad, se correlacionan en gran medida.

Además, cuando se analizan los ratios de rotación del inventario hasta el nivel de SKU, los valores atípicos son generalmente de gran interés desde una perspectiva de gestión de cadena de suministro (SCM). De hecho, las SKU asociadas con ratios bajos de rotación del inventario a menudo se asocian con inventario excesivo o incluso inventario muerto y pérdida total de inventario. Además, los ratios bajos aumentan la presión sobre los requisitos de capital circulante.

Al contrario, los ratios altos de rotación del inventario generalmente se asocian con bienes que se venden rápidamente y con un buen estado del inventario, con pocos problemas de depreciación y obsolescencia. Pero, aunque los ratios altos generalmente se consideran la manifestación de una buena gestión del inventario, también pueden ser un indicio de stocks de seguridad insuficientes o de una escasa protección contra los riesgos de la cadena de suministro.

En la práctica, los tiempos de entrega son habitualmente el impulsor de los ratios de rotación del inventario observados. De hecho, proveedores distantes (posiblemente proveedores extranjeros) acarrean altos niveles de stock, ya que el stock necesario para cubrir toda la demanda de tiempo de entrega es mayor, lo que mecánicamente disminuye los ratios de rotación del inventario. Otros factores, como las dimensiones de lote, las MOQ (cantidad mínima de pedido) o la EOQ (cantidad económica de pedido) también afectan estos ratios.

Fórmula de rotación del inventario

El ratio de rotación del inventario se define clásicamente desde una perspectiva de compra o desde una perspectiva de venta. La perspectiva de compra se refleja del siguiente modo:

Rotación del inventario = Costo de bienes vendidos / Inventario promedio al costo

donde

  • El Costo de bienes vendidos (COGS) incluye los costos de compra de las materias primas, sumados a los costos de fabricación si ha habido una transformación previa a la venta del producto final en un determinado período de tiempo. Este costo no incluye los costos de venta (como publicidad) ni costos administrativos generales (como recursos humanos).
  • El Inventario promedio al costo sigue la misma definición de costo que la utilizada para los COGS, pero se aplica a todo el stock que actualmente almacena la empresa, ya sea disponible o pedido. Este costo no incluye los los costos de almacenamiento de inventario.

La perspectiva de venta se refleja del siguiente modo:

Rotación del inventario = Ventas netas / Inventario promedio a precio de venta

donde

  • Las Ventas netas representan los ingresos generados por las unidades vendidas durante un determinado período de tiempo, sin incluir impuestos (como IVA) ni reembolsos o descuentos temporales.
  • El Inventario promedio a precio de venta sigue la misma métrica de valoración que la utilizada para las ventas netas, pero se aplica a todo el stock que actualmente almacena la empresa, como en el caso anterior.

Ambas perspectivas requieren que se tenga en cuenta todo el inventario en el cálculo. Esto incluye stock disponible, pero también stock pedido. De hecho, en cuanto se piden los bienes, la empresa asume el riesgo asociado con esas cantidades y, por lo tanto, esas cantidades afectan negativamente la agilidad de la cadena de suministro de la empresa.

Existen muchas otras variantes de "rotación". El numerador siempre representa el flujo de inventario, mientras que el denominador siempre representa el estado del inventario. La mayoría de estas variantes son aceptables siempre que el ratio sea homogéneo, con unidades alineadas para ambos valores. De un modo más abstracto, puede decirse que la rotación del inventario intenta captar el ratio flujo sobre estado.

Como regla general, la variante de compra de la rotación del inventario tiende a prevalecer en la mayoría de los sectores. Cuando se consideran los niveles de stock asociados con piezas, componentes o materias primas, la noción de precio de venta de inventario resulta un tanto imprecisa, ya que solo los precios de los productos terminados se observan directamente.

Los panelistas y encargados de elaborar datos de la industria a menudo utilizan las ventas netas como numerador en la ecuación de rotación del inventario. La principal motivación para esta práctica es la reticencia de las empresas a compartir sus márgenes brutos detallados. De hecho, las ventas en volumen se consideran menos sensibles porque los precios de venta ya son públicos.

Como dato anecdótico, existen muchas racionalizaciones post-hoc populares para esta situación basadas en la "supuesta" superioridad de la perspectiva de venta, promovida principalmente por aquellos a quienes les faltan datos para adoptar la perspectiva de compra. Si bien a la perspectiva de venta no le faltan méritos, tiene casi los mismos pros y contras que su equivalente de compra.

Limitaciones de los ratios de rotación del inventario

A pesar de la creencia popular de que los ratios de rotación del inventario (o simplemente rotaciones de aquí en adelante) son una buena variable sustituta del rendimiento de la cadena de suministro de una empresa, esos indicadores son variables sustitutas en el mejor de los casos. Y presentan muchas limitaciones que a menudo se subestiman.

Complejidades ocultas. Medir las rotaciones es una tarea compleja, ya que la mayoría de las mediciones son simplistas y arrojan resultados sin sentido. Por ejemplo, la noción de COGS es bastante ambigua cuando los proveedores ofrecen descuentos, o cuando se compran commodities que están sujetas a precios de mercado que cambian constantemente. A la inversa, las ganancias pueden verse afectadas por las devoluciones, los retiros del mercado o las promociones que, al contrario, tienden a mejorar ópticamente las rotaciones (más bajas). En la práctica, las rotaciones deben modificarse manualmente con mucho conocimiento de dominio para mitigar los problemas que anularían el objetivo original de tener rotaciones como un reflejo justo de la tasa de rotaciones de la cadena de suministro. La mayoría de los softwares empresariales no logran proporcionar el nivel adecuado de detalle cuando se trata de KPI de rotaciones, obligando a los equipos a recurrir a hojas de cálculo para obtener mediciones "adecuadas".

Indicador obsoleto. Por diseño, las rotaciones deben promediarse a lo largo de períodos de tiempo prolongados que representen un múltiplo de los tiempos de entrega para ser estadísticamente significativos. Además, debido a patrones de demanda como la estacionalidad, el período de medición a menudo debe ser de al menos un año para proporcionar resultados que tengan sentido. Como resultado, las rotaciones solo ponen en evidencia problemas relativamente "viejos", que deberían haberse abordado antes, o cambios lentos en la cadena de suministro de la empresa que deberían haberse descubierto antes a través de indicadores alternativos. La mitigación de la obsolescencia de las rotaciones requiere, en la práctica, tecnologías predictivas que puedan extrapolar en modo fiable observaciones recientes y corregir sus sesgos locales (temporales), como la estacionalidad, las promociones, los desabastecimientos, etc.

Pérdida de tiempo en trivialidades: el efecto bikeshedding. Como la mayoría de los indicadores de la cadena de suministro —y de modo bastante similar a lo que sucede, en particular, con el análisis ABC— las rotaciones tienden a ser objeto de largas discusiones improductivas, con muchas partes involucradas dentro de la empresa: contabilidad, finanzas, cadena de suministro, producción, etc. Además, debido a que el indicador es simple en la teoría pero complejo en la práctica, los KPI basados en las rotaciones tienden a engañar en muchos aspectos, y lo que puede generar fricción entre los equipos y un planteo potencialmente incorrecto de los incentivos. Esta limitación puede mitigarse documentando exhaustivamente los detalles de los indicadores, algo que, lamentablemente, se opone a simplicidad percibida inicialmente de los ratios de rotación del inventario.

Falta de relevancia. Hay situaciones en las que las rotaciones de inventario son simplemente irrelevantes. En sectores impulsados por la novedad —la moda, los productos de lujo, los productos culturales—, los productos tienden a ser muy irregulares, y el ciclo de vida de la demanda de esos productos puede ser demasiado breve para que las rotaciones sean realmente importante. En sectores impulsados por inventario serial (reparable) —sector aeronáutico, equipo industrial— el TAT (tiempo de entrega) generalmente es más significativo que los ratios de rotación del inventario.

Métodos para mejorar los ratios de rotación del inventario

Existen varios métodos populares para reducir los ratios de rotación del inventario; sin embargo, cada método tiende también a tener sus propias desventajas.

MétodoProsContras
Reducción de precios de ventaPrecios más bajos aumentan la demanda y desencadenan mayores economías de escalaMenores márgenes y depreciación del valor de marca
Reducción de la profundidad del surtido, eliminación de productos de baja rotaciónMenor complejidad de la cadena de suministro, stocks reducidosPotencial perjuicio para los clientes, con consecuente pérdida de su fidelidad
Reducción de tiempos de entrega, más proveedores localesNo requiere inversión inicial, mayor agilidad globalMayores costos de transporte, proveedores más costosos
Reducción de dimensión de lotes, MOQ y EOQMayor agilidad global de la cadena de suministro y mejores rotacionesMayores costos de compra o fabricación
Reducción de stocks de seguridadReducción de capital circulante, menores costos de almacenamientoPotencial perjuicio a clientes, los desabastecimientos pueden ser una disrupción
Mejora de la evaluación predictiva de los riesgos de inventarioReducción no solo de las peores rotaciones sino también de las pérdidas de inventario y los costos por obsolescenciaDifícil de poner en práctica. La mayoría de los proveedores de software no superan el status quo
Incentiva los pedidos pendientes o las entregas tardíasLos pedidos pendientes implican pocos riesgos de inventario y capital circulanteLos clientes podrían recurrir a los competidores si el tiempo de entrega es crucial

Miniantipatrón de rotación del inventario: Algunas empresas manufactureras —generalmente de productos FMCG— implementan ratios de rotación del inventario como KPI de rendimiento corporativo. Los equipos reciben incentivos, a veces a través de bonificaciones, por disminuir las rotaciones. Lamentablemente, esos indicadores son proclives a ser manipulados de maneras que afectan negativamente a la empresa. Por ejemplo, las materias primas podrían almacenarse como materias primas en lugar de ser transformadas con el único objetivo de disminuir el valor del inventario, ya que los bienes intermedios tienen un valor superior al de las materias primas. Otra posibilidad es que se ofrezcan descuentos importantes a clientes grandes justo antes del final del trimestre para disminuir los niveles de stock inmediatos y mejorar de esa manera las rotaciones. Como regla general, no se recomienda incentivar a los equipos para que disminuyan las rotaciones, ya que esos indicadores son fáciles de manipular.

En conclusión, la perspectiva de las "menores rotaciones" es estrecha y no capta lo que generalmente se percibe como una cadena de suministro de alto rendimiento. Por lo tanto, si bien las rotaciones deberían generalmente reducirse cuando se presenta una oportunidad de bajo costo, es preciso evaluar los efectos secundarios, como la pérdida de la fidelidad del cliente o el mantenimiento de proveedores no competitivos, para decidir si el resultado final será una ganancia neta para la empresa.

La postura de Lokad

Como la mayoría de los (aparentemente) simples indicadores de cadena de suministro, los ratios de rotación del inventario son _parciales_ y no logran reflejar adecuadamente las fuerzas económicas en conflicto que se encuentran en la empresa y su cadena de suministro. Las rotaciones, de modo similar a los stocks de seguridad, representan un equilibrio entre varios riesgos, principalmente el costo del inventario y el costo de los desabastecimientos. Si bien las rotaciones pueden proporcionar información estratégica de alto nivel sobre la cadena de suministro, el ajuste de esas mediciones para que resulten hechas "correctamente" requiere mucho esfuerzo, algo que muchas empresas tienden a subestimar, ya que la mayoría de los proveedores de software incluyen KPI del tipo de las rotaciones listas para usar. Sin embargo, esas funcionalidades integradas son inevitablemente simplistas con respecto a las especificidades de la empresa. Por lo tanto, en la práctica, esos KPI requieren implementaciones a medida, que a menudo exceden las capacidades de las herramientas de BI (inteligencia de negocios), que no están orientadas a la ingeniería financiera compleja.