Copacking (o co-packing)

Por Joannes Vermorel, Neil Addison, Estelle Vermorel, mayo de 2022

Copacking o co-packing[a] es el proceso de embalar productos agrupados. El término contract packaging (o embalaje por contrato) también se utiliza cuando esta acción se terceriza a una empresa externa, conocida como copacker o empacador por contrato. El copacker luego se contrata para ensamblar, embalar y, en algunos casos, incluso almacenar y distribuir el producto terminado. El resultado es un producto que está "listo para la estantería", para que el minorista lo venda. El copacking, no obstante, es algo que muchas empresas que operan a gran escala hacen internamente, a través de unidades de negocio específicas.

Una línea de producción de copacking

Figura 1: Una línea de producción de copacking que muestra cada uno de los pasos del proceso de copacking y las máquinas que se usan. (1) Cajas de palets entrantes, (2) Sistema de cinta transportadora, (3) Máquina retractiladora y túnel de termocontracción, (4) Máquina de armado de cajas, (5) Máquina de sellado de cajas, (6) Impresora y aplicadora de etiquetas, (7) Palets de madera salientes. A continuación veremos más detalles de cada paso.



El copacking puede verse desde dos perspectivas muy distintas: marketing y logística. En términos de marketing, permite una mayor visibilidad de los productos a través del packaging estacional, los sets promocionales, los embalajes múltiples (multipacks), o bien incluyendo una muestra junto con un producto principal. El copacking es incluso central en algunos nuevos mercados, por ejemplo, el de la tendencia reciente de las cajas de suscripción (por ej., de selecciones de productos de belleza, ropa, artículos de bricolaje, etc. que se envían en forma mensual). En términos de logística, el copacking puede reducir los tiempos de entrega, facilitar la logística de poner los productos en las góndolas directamente desde los palets, y también puede evitar muchas complejidades, especialmente cuando se terceriza a pure players (o empresas de comercio electrónico).

Los hipermercados que venden mercancías generales son los mayores consumidores de copacking (en su mayor parte realizado internamente por la marca del hipermercado), pero el copacking también se utiliza mucho en varios sectores, como el de belleza y cosméticos, el médico y farmacéutico y la industria de alimentos y bebidas, entre otros. El mercado del copacking mundial es un mercado en expansión que valía aproximadamente USD 50 000 millones en 2020 y que se espera que duplique ese valor para 2026.[1] Esta tendencia se ha visto favorecida por la pandemia de la COVID-19, que permitió que este mercado floreciera.

Los servicios de copacking, que pueden ir desde los de tipo tolling (suministro fijo) hasta los de tipo turnkey (servicios integrales), son bastante variados. Los servicios de los proveedores de copacking especializados puede ser bastante amplios, desde el diseño del envase (ya sean blísteres, envoltorios retráctiles, envases con dispensadores de líquidos, etc.) hasta el laminado, el doblado de folletos, la impresión y colocación de etiquetas o códigos de barras en productos, el rellenado de sólidos o líquidos o el tejido.

Marketing y reconocimiento de marca

verificación de un motor de avión

Figura 2: Una estructura de copacking independiente (derecha) que exhibe productos cosméticos que se venden por separado, como esmalte de uñas.

Los objetivos principales del copacking son mejorar el reconocimiento de la marca y capturar cuota de mercado. El objetivo es siempre asegurar una mejor exposición de los productos, para lo que los profesionales de marketing suelen llamar "una experiencia de cliente única", para dar al producto más visibilidad o para hacer que los clientes redescubran un producto. En ese sentido, pueden diferenciarse dos categorías principales de copacking.

En la primera categoría de copacking, los productos se embalan agrupados en las instalaciones del copacker para luego ser distribuidas a la tienda minorista dentro de un paquete listo para la estantería (o listo para la venta minorista), donde luego los artículos se venden por separado. Esto es particularmente útil para el copacking estacional, que ofrece la oportunidad de una exposición especial. Un ejemplo de esto podría incluir una unidad independiente para Pascuas, compuesta por un exhibidor en forma de pequeña granja que incluya un surtido de huevos de Pascua de chocolate (que pueden ser paquetes en sí mismos). Esta unidad completa podría enviarse en una sola pieza y exponerse tal cual, y los clientes luego podrían comprar un producto de la unidad. La ventaja aquí es que facilita la exposición en la tienda minorista y produce un efecto especial dentro de la tienda que aumenta la atracción. Puede usarse para packaging estacional o para promociones especiales, a veces con expositores relativamente grandes (por ej., expositores góndola[b], arcos, etc.).

verificación de un motor de avión

Figura 3: Un copack (o embalaje de copacking) en un expositor góndola de un minorista compuesto por una botella de champú y una botella de acondicionador embalados juntos en una sleeve con película retráctil.<

En la segunda categoría, los productos se agrupan en un solo paquete o kit, pero no pueden separarse (por ej., un kit de herramientas con destornilladores, tenazas, etc.; un set de botellas de champú con una oferta especial de tres al precio de dos, etc.). Esta categoría puede encontrarse durante todo el año, y es el método más común de copacking. Se utiliza generalmente para ventas promocionales de diferentes productos del mismo lote, que luego se convierten en unidades de venta individuales por un código de barras. A menudo, esto también requiere que la oferta promocional se imprima en pegatinas u otros materiales de marketing. Esto puede ayudar a deshacerse de excedente de stock o simplemente renovar la imagen de un producto para hacerlo atractivo nuevamente. Un nuevo envase puede ofrecerle al cliente la oportunidad de "redescubrir" el producto.

El copacking es una herramienta útil no solo para aumentar la visibilidad del producto y de la marca de productos existentes, sino que también puede ayudar impulsar productos, por ejemplo, a través de muestras combinadas con un producto ya conocido y establecido. Un ejemplo de esto podría ser una botella pequeña de una nueva crema hidratante que se combina con una botella de suero para el rostro. Esto aumenta la visibilidad, ya que le permite al cliente probar el nuevo producto sin hacer una inversión adicional. Para el fabricante, esto ofrece la oportunidad de disminuir el riesgo financiero al que se expone la empresa, ya que, al tercerizar el copacking, es posible fabricar y probar productos de una determinada calidad sin invertir grandes sumas de dinero en instalaciones, equipos o empleados. Una vez que se ha comprobado el éxito del producto, el fabricante puede decidir si invertir más dinero. Esta prueba, conocida como ensayo de línea, es útil principalmente para muestras pequeñas, pero también puede ser de utilidad para productos de edición limitada.

Logística y reducción de costos

Hay también beneficios en términos de tiempos de entrega y reducción de costos. Es posible enviar Ingredientes o piezas del futuro copack de forma optimizado desde diferentes proveedores hacia una instalación de copacking en la que se ensamblará el futuro producto terminado. Las reducciones de costos se derivan de los menores costos de flete y transporte: trasladar productos entre almacenes durante el embalaje y la distribución puede aumentar los costos de flete en casi un 40 %.[2] Delegar el copacking a una instalación específicamente destinada a ese fin en lugar de hacerlo en la tienda puede dar lugar a optimizaciones de costos evidentes en términos de mano de obra y almacenamiento, ahorro de espacio, etc. Además, la fabricación de productos con modalidad copacking listos para la estantería puede ofrecer enormes ventajas logísticas para las tiendas.

Asimismo, el copacking puede externalizarse por completo. Los copackers externos ya cuentan con instalaciones con personal, equipos y experiencia, lo que significa que el fabricante o el minorista no debe invertir en máquinas de embalaje ni personal específico y capacitado. Para las empresas que no operan a escala, se calcula que los costos operativos pueden reducirse en hasta un 7 % o incluso un 9 % gracias a la externalización de las actividades de embalaje a copackers externos gracias al ahorro de costos en máquinas y mano de obra.[1]

Operar y supervisar una instalación de copacking requiere un cierto compromiso de tiempo, lo que implica otro punto de fricción, ya que la empresa tiene gestionar otro equipo más con otro conjunto adicional de procesos. La subcontratación de un copacker que supervise este proceso le permitirá a la empresa concentrarse más en otras áreas del negocio, como la comercialización de los productos. Los copackers a menudo tendrán otras instalaciones para almacenar componentes, ingredientes y el producto terminado, así como capacidades de envío y distribución. La experiencia y los recursos profesionales van más allá del equipamiento en las instalaciones y el personal necesario. Los copackers estarán familiarizados con los requisitos normativos y la trazabilidad, que puede ser particularmente importante para las industrias de alimentos, bebidas y cosméticos, que a menudo deben cumplir con requisitos normativos estrictos. Además, estos requisitos pueden cambiar con frecuencia y rápidamente, lo que hace más difícil que los pequeños actores puedan mantenerse al corriente.

Detalles de la línea de copacking

Una línea de producción de copacking

Figura 4: Una línea de producción de copacking.

Una línea de producción de copacking se compone de varios pasos y máquinas. Estas máquinas son relativamente de baja tecnología y pueden comprarse precios asequibles, o incluso alquilarse si se necesitara más flexibilidad. Los dispositivos individuales a menudo pueden montarse sobre ruedas giratorias para simplificar y hacer más rápidos el posicionamiento y la configuración de la línea de copacking. La línea también necesitará de varios empleados para los pasos manuales, que generalmente consisten en mover productos o copacks terminados.

Cajas de palets entrantes – Los productos son colocados en cajas de palets (ver Figura 5), que no deben confundirse con los palets de madera normales, por la empresa de bienes de consumo de alta rotación (FMCG) en su planta de producción. Estas cajas a menudo están hechas de plástico y pueden apilarse cuando están completamente cargadas, lo que ahorra espacio de almacén, y luego pueden moverse fácilmente a la línea de copacking.

Sistema de cinta transportadora – Un empleado colocará manualmente los productos individuales en un paquete y los pondrá sobre la cinta transportadora. Luego, estos avanzarán hasta la siguiente máquina en preparación para ser envueltos en película retráctil.

Cajas de palets entrantes

Figura 5: Cajas de palets entrantes con artículos individuales.

Máquina retractiladora y túnel de termorretracción – Los productos llegan a la máquina retractiladora, donde se los envuelve en material retráctil, generalmente polietileno de baja densidad (LDPE). En el ejemplo (ver Figura 6), hay dos rollos de LDPE, pero también es posible que haya solo uno. El envoltorio retráctil luego se corta con una cuchilla caliente o fría. Los productos agrupados luego pasan a través del túnel de termorretracción, lo que hace que la capa de LDPE se contraiga y se adhiera al contorno de los productos. Este proceso puede llevarse a cabo de varias formas que incluyen infrarrojos y vapor, pero la forma más habitual es la del túnel de retracción con recirculación de aire. Aquí, los elementos habituales de calentamiento se usan junto con sopladoras eléctricas para hacer circular el aire caliente.

Una máquina retractiladora y un túnel de termorretracción

Figura 6: Una máquina retractiladora y un túnel de termorretracción.

Máquina formadora de cajas – En esta máquina se introducen planchas de cartón precortadas (ver Figura 7) que luego se doblan hasta quedar correctamente formadas. Es posible también que se realicen operaciones adicionales de cortado, agujereado y pegado del cartón. Esta máquina se coloca en forma perpendicular a la línea de producción y desplaza las cajas terminadas hacia la cinta transportadora principal. Al final del proceso, otro empleado colocará los copacks embalados en envoltura retráctil en la caja, que estará lista para el sellado. A menudo se colocan varios copacks en la misma caja, lo que significa que el minorista se ve obligado a comprar una gran cantidad de productos, generalmente equivalentes a varias semanas de consumo. Si hubiera alguna promoción, como "50 % de descuento en la segunda unidad", el minorista no tendría ningún incentivo para dividir el copack y obtendría así beneficios financieros. Para deshacerse rápidamente de lo que es esencialmente excedente de stock, el minorista se verá obligado a mantener los productos como copack con la promoción prevista. Esto trae el beneficio adicional de que más productos de la marca del fabricante ocupen las estanterías del minorista, lo que aumenta la visibilidad y le quita lugar a los competidores.

Una máquina selladora de cajas

Figura 8: Una máquina selladora de cajas.

Una máquina formadora de cajas

Figura 7: Una máquina formadora de cajas.

Máquina selladora de cajas – Conocida también como máquina de sellado de cajas de cartón (ver Figura 8), este dispositivo cierra la tapa de las cajas de forma rápida y eficiente y les coloca cinta a las aletas de la tapa a medida que la caja pasa. Estas máquinas son ajustables, a veces automáticamente, para adaptarse a diferentes tamaños de cajas.

Máquina impresora y aplicadora de etiquetas – Un sistema de impresión y aplicación, a veces llamado aplicadora de etiquetas (ver Figura 9), es una máquina comúnmente utilizada para el copacking. Una sola máquina puede imprimir una etiqueta adhesiva y aplicarla en las cajas a medida que pasan. Esta etiqueta generalmente contiene un código de barras e información de envío. Para evitar que la impresión de la etiqueta salga distorsionada, este tipo de máquina requiere la sincronización de la velocidad entre la cinta transportadora y la máquina impresora de etiquetas. Una vez que la etiqueta se ha pegado, la caja avanzará hacia transportador de rodillos por gravedad.

Máquina impresora y aplicadora de etiquetas

Figura 9: Un empleado de fábrica quita una caja de una máquina impresora y aplicadora de etiquetas.

Palets de madera salientes – El último paso, después de que las cajas se han llenado con los copacks, sellado y etiquetado, consiste en que otro empleado cargue manualmente las cajas en palets de madera económicos, reutilizables y reparables. Luego están listos para el envío al minorista.

Integración de la cadena de suministro de copacking

Una tendencia en alza

El mercado del copacking externalizado global valía USD 26,54 millardos en 2016, y llegó a los USD 49,89 millardos en 2020, con proyecciones de USD 47,28 millardos para 2022[3] y USD 89,74 millardos para 2026, registrando una tasa de crecimiento anual compuesto (CAGR) de aproximadamente un 10,18 % entre 2021 y 2026.[1] Se espera que tan solo el mercado del copacking externalizado de América del Norte alcance los USD 16,35 millardos para fines de 2022.[4] En Europa, de acuerdo con la European Co-Packers Association (ECPA), el 81 % de los copackers vio un crecimiento entre 2016 y 2018, y el 30 % está planeando invertir en varias líneas de embalaje en los próximos tres años.[5]

El mercado del copacking es un mercado relativamente fragmentado, porque las instalaciones de copacking no requieren de grandes inversiones, lo que explica la existencia de actores pequeños. Por ejemplo, existen alrededor de 1000 copackers activos en Europa.[5] Es factible que en los próximos años estos se consoliden, ya que los mejores copackers ofrecen cada vez más interfaces de programación de aplicaciones (API)[c] para la integración en la cadena de suministro. Si bien el copacking requiere costos de inversión física mínimos, los copackers digitales del futuro probablemente invertirán cantidades significativas de dinero en infraestructura digital y software.

Cómo elegir un copacker externo

Los servicios de copacking pueden desglosarse en subcategorías más pequeñas, que pueden simplificar la selección. Algunos copackers externos reciben las especificaciones (por ejemplo, una fórmula o una receta) y el packaging personalizado del FMCG o de la empresa minorista. A esto se lo conoce como tolling (suministro fijo). Un copacker tolling recibirá todo de la empresa, incluidas las especificaciones, los ingredientes/componentes y el embalaje, pero se encargará de proporcionar las máquinas y la mano de obra.

En el lado opuesto del espectro, los copackers turnkey (de servicio integral) son responsables de hacer el producto completo. En este caso, el diseño del embalaje puede quedar enteramente en manos del copacker. Esto sucede a menudo en estructuras de copacking complejas o grandes, por ejemplo, un minichalet de invierno en un hipermercado. Los copackers de marca blanca también pueden proporcionar su propia fórmula, pero le permiten al fabricante poner sus etiquetas en el producto final.

Por último, están los copackers externos que solo se encargan del embalaje secundario (por ej., una botella de champú y una de acondicionador embaladas juntas en una sleeve o enfajadas).

La elección del copacker también depende de la ubicación, las normativas, las certificaciones (especialmente para alimentos y bienes perecederos, que pueden tener que cumplir con ciertos requisitos de almacenamiento o transporte), tiempos de entrega ofrecidos, así como con el hecho de que haya varias empresas o cantidades mínimas de pedido (MOQ).

Cómo puede ayudar Lokad

El copacking se utiliza mucho, y con razón, pero tiene sus pros y sus contras en lo que respecta a la cadena de suministro. Si bien tienes sus beneficios, también crea dificultades analíticas relacionadas con el reabastecimiento de inventario, tanto a nivel de tienda como de almacén.

En aquellos copacks en los que los artículos se pueden vender por separado, la alta granularidad del reabastecimiento crea complejidades para la calidad del servicio. Una variedad de productos se introducen en la tienda agrupados en una sola unidad, pero dentro de esa unidad, los artículos más populares se comprarán más a menudo, mientras que el resto quedará sin vender. Analicemos el caso de un copack que incluye tazas impresas con nombres de pila: el minorista compra la estructura en sí como una unidad, pero dentro, las que llevan los nombres "Manuel" y "María", más habituales, se venderán más rápidamente, lo que hará que, quizás, queden sin vender las que llevan los nombres "Salvador" y "Jacinta". Al final, esto podría alterar la calidad de la variedad percibida por los clientes, y crear frustración si les gusta el producto pero no encuentran sus nombres. Esto ilustra la necesidad de que el copacking sea equilibrado para que todos los productos se agoten más o menos al mismo tiempo, de modo que la estructura de copack puede quitarse de la tienda al final de la temporada o de la oferta.

Cuando se trata de copacks en los que los artículos no se pueden vender por separado, el desafío es diferente. En este caso, el fabricante o el minorista puede modificar el contenido de su paquete como le parezca. Esto presenta la tentación de ajustar el paquete de acuerdo con el stock actual, y quizás usando más de un producto específico para deshacerse del excedente de stock. Tomemos el ejemplo de una bandeja de quesos. Si el fabricante tiene un excedente de queso brice, quizás sea propenso a modificar el paquete de modo que incluya un 40 % de ese tipo de queso. Esto podría parecerle una buena oferta al minorista, pero hace que la bandeja sea menos atractiva para los clientes que buscan variedad. Lo mismo podría decirse sobre paquetes que contienen productos con diferentes fechas de vencimiento. A los clientes no les gusta la desproporción. El copacking debería usarse sin olvidar el objetivo de equilibrar el stock. Incluir un poco más de lo que hay en exceso está bien, pero debería hacerse con moderación para que no sea percibido negativamente por el cliente.

Estos problemas, de naturaleza estadística y analítica, son especialmente complicados de afrontar con sistemas de punto de venta (POS) populares, sistemas de planificación de recursos empresariales (ERP) y sistemas de gestión de almacenes (WMS), pero aquí es donde Lokad puede ayudar. El abordaje programático de Lokad y la flexibilidad ofrecida por Envision puede ayudar a encontrar el equilibrio. Esto reduce la probabilidad de problemas con la calidad de servicio en el primer tipo de copacking, así como el hallazgo del equilibrio adecuado en el segundo tipo, aprovechando al máximo el stock disponible, y teniendo en cuenta las diferentes fechas de vencimiento. Todo esto puede lograrse preservando al mismo tiempo un cierto grado de atractivo.

Referencias

1. Contract Packaging Market – Growth, Trends, Covid-19 Impact, and Forecasts (2022 - 2027), Mordor Intelligence

2. Co-packing: The complete guide, Bennet (Consultado en mayo de 2022 de bpkc.com)

3. Global Contract Packaging market – By Packaging, End Users, Regions – Market Size, Demand Forecasts, Industry Trends and Updates (2016-2022), Research and Markets

4. North America Contract Packaging Market – By Services, Vertical, Country, Trends, Forecasts (2017-2022), Mordor Intelligence

5. Informe de mercado de la European Co-Packers Association (ECPA), 2021


a. Ambas formas son correctas; sin embargo, recientemente la forma sin guion se ha vuelto la más habitual, probablemente debido a un esfuerzo de marketing incipiente y no concordado de varios copackers.

b. Un expositor góndola, en el contexto de un supermercado, es una estructura independiente usada por minoristas para exhibir productos que generalmente se coloca al final de los pasillos. Los copacks a menudo se colocan en estos expositores góndola.

c. Una interfaz de programación de aplicaciones (API) es una forma de interfaz de software que facilita una conexión entre computadoras y software.